Cambio de capitán en la UPL

Eduardo López Sendino cede la Secretaría General de Unión del Pueblo Leonés a Luis Mariano Santos para que el procurador mantenga una línea de continuidad, donde la militancia gane peso y se recupere el sentimiento que logre unir al leonesismo bajo estas siglas

Leonoticias

RUBÉN FARIÑAS

Eduardo López Sendino y Luis Mariano Santos en San Marcelo con la figura de Alfonso V al fondo

Eduardo López Sendino y Luis Mariano Santos en San Marcelo con la figura de Alfonso V al fondo

Son la voz del leonesismo en Valladolid y en San Marcelo. Ahora se dan el relevo en la Secretaría General. Por delante una línea continuista, de templanza, alejando al partido de las turbulencias que le han llevado a mínimos históricos.

Luis Mariano Santos tomará este domingo el relevo de Eduardo López Sendino al frente de Unión del Pueblo Leonés, tras cuatro años de «tranquilidad y pacificación».

El concejal del Ayuntamiento de León, quien deja el cargo en el liderazgo de UPL, hace un balance «muy positivo» de estos cuatro años que han dejado atrás el comportamiento de convulsión que tradicionalmente residía en el partido.

El abogado cree que el leonesismo no se ha apagado y que cada día «son más leoneses los que se dan cuenta de que la auténtica ruina de la Región Leonesa es pertenecer a la Comunidad de Castilla y León». Ahora, cede el puesto al entrenador, Santos, pero seguirá apoyando desde el banquillo.

«Cedo el brazalete de capitán, pero voy a estar al lada de él; seguiremos en el mismo equipo en pos de los objetivos», ha reafirmado el edil municipal.

Y esos objetivos pasan por profundizar en la unión del leonesismo, que les llevará a buscar confluencias y coaliciones en torno a este sentimiento. El primer paso para corregir los problemas es asumirlos y Luis Mariano Santos lo hace. «En los últimos 20 años se ha disgregado y perdido el voto. Ha llegado el momento de que las familias leonesistas se unan en torno a un proyecto político».

No se pone límites el procurador autonómico, su planteamiento es unir esta ideología a nivel social y político.

El presente y el futuro de UPL muestran su complicidad. Ambos políticos señalan posturas cercanas y ambos tienen claro que las siglas son lo más puro del partido y, en torno a ellas y la militancia, debe girar el futuro.

A corto plazo se buscará incrementar los recursos humanos, recuperando la fuerza de la militancia y a las personas que han ido abandonando las siglas. La base que se tratará de encontrar es la de reforzar un equipo en el que «no se hable de líderes», que se aumente el número de mujeres en el Consejo General y demostrar que este proyecto «es atractivo para la juventud».

El mensaje es claro: No son el partido poco serio que daba palos de ciego y daba vaivenes según los intereses personales. En esa línea han trabajado y por esa línea quieren continuar. No consideran justo que el electorado siga castigando a UPL por situaciones que se vivieron otrora. «En UPL se cometieron errores, pero no merece un castiga que, elección tras elección, se nos reproche lo que pasó hace 20 años», explica Sendino. A ello, apostilla Santos, que esto es ahora «un partido serio, que sigue una línea de coherencia absoluta».

Ahora, están dispuestos a luchar por León, Zamora y Salamanca y sacar de la cola del país a estas provincias en el plano social, económico y de empleo. «Si estamos de acuerdo en cuál es la enfermedad, la solución es clara: Cambiar políticas de inversión y necesitamos un partido leonesista fuerte y el único que puede es Unión del Pueblo Leonés».

Eduardo cede el relevo, Luis Mariano lo recogerá. Su obligación será devolver al leonesismo un punto de apoyo, recuperar del oscurantismo unas siglas y rejuvenecer un partido que quiere volver a latir en el corazón de León.