Escaramuzas guerrilleras vacías

La Opinión de Zamora

Los enfrentamientos banales entre unos y otros no aportan soluciones y sí malestar e incertidumbre

2013622133036_0k8O9UyEs difícil avanzar en la resolución de los problemas que tienen los ciudadanos cuando el Equipo de Gobierno benaventano y la oposición, después de años de experiencia en la política municipal, siguen enfrascados en las mismas escaramuzas guerrilleras de todos los tiempos. Escaramuzas cansinas que realizan, cuando unos gobiernan y los otros están en la oposición y viceversa y que en ningún caso llegan a abordar con seriedad las cuestiones que preocupan a los ciudadanos.

El PP cuestiona que hay un excesivo gasto en la reparación de vehículos y que el concejal responsable de los mismos no ha sido capaz de resolver lo que él a su vez, criticaba a los que critican ahora. La historia tristemente se repite y lo más grave es que no se dan cuenta que con estas actitudes pueriles alimentan la desesperanza entre los ciudadanos que legislatura tras legislatura ven que los problemas se enquistan y no se resuelven.

Como titular periodístico, las cifras que se publican en reparaciones son llamativas para los profanos en estos temas, ya que desconocemos si la denuncia que plantea el PP está avalada por un estudio de costes que justifique su preocupación o simplemente es una mera enumeración de facturas. Igualmente desconocemos si el Equipo de Gobierno dispone de ese estudio para justificar que la gestión realizada ha sido la correcta.

Es motivo de preocupación no la enumeración en sí de la cantidad económica empleada en la reparación de los vehículos, por muy abultada que parezca, sino que el responsable del mantenimiento actúe por inercia sin tener en cuenta criterios economicistas.

Afirmaciones del Grupo Municipal Popular como que la “impericia” de algunos conductores podría ser una de las causas del aumento de la factura de las reparaciones de los vehículos, y que además en algún caso puso en peligro la salud o la vida de otros compañeros son poco afortunadas. Estos supuestos dichos así, son alarmistas y fuente de enfrentamiento entre compañeros de trabajo, que el Grupo Municipal del PP como servidor público debe evitar.

La evaluación de riesgos, que por Ley debe tener al día el Consistorio benaventano, debe contemplar si hay puestos de trabajo que requieren, por sus especiales circunstancias, una formación específica que nada tiene que ver con el certificado de aptitud profesional, obligatorio por otro lado, para conductores de transporte de personas y de mercancías.

De esta forma se supliría la posible inexperiencia de aquellos trabajadores que cumplen con las especificaciones de la convocatoria de la bolsa de empleo y se solucionarían los problemas planteados, como el manejo adecuado de los equipos de trabajo y la reducción o eliminación de los accidentes de trabajo.

Es triste que el poco rigor, subjetivo y partidista en cualquier caso, con que los grupos municipales analizaron lo que fue la FEMAG 2017 no permita llegar a conclusiones válidas para afianzar o avanzar en el desarrollo de la Feria. Es un fracaso, se mire por donde se mire que por circunstancias que desconocemos, empresas de Benavente y comarca no acudan a la FEMAG, cuando uno de los objetivos de la misma es ser el escaparate de los productos y actividades que aquí se generan. No es cuestión solo de pedir, como hace nuestro alcalde, a otras administraciones que se impliquen en la FEMAG, es cuestión de presentar un proyecto de Feria consensuado con los productores de la comarca. El pedir por pedir en los tiempos actuales, ya no cuela y derivar el fracaso a otros porque no se implican es poco serio.

La crítica del PP por los daños causados a cuatro usuarios de la piscina por manchas en la ropa, que tuvieron como consecuencia el pago de indemnizaciones por parte del Ayuntamiento de Benavente, desató una respuesta airada por parte del primer teniente alcalde que en vez de asumir la evidencia de los daños producidos, arremetió contra la oposición recriminándoles los 50.000 euros pagados en indemnizaciones en sus años de gobierno.

Significa esto, que ¿el Equipo de Gobierno todavía tiene margen antes de llegar a esa cifra, para asumir las críticas por los daños en los que tenga responsabilidad el Ayuntamiento? Si es así, apañados vamos. El “y tú más” parece que no logramos apearlo de la vida pública.

Es triste que la experiencia acumulada por muchos de nuestros representantes en el Consistorio benaventano no sirva para el buen gobierno de la ciudad. Los enfrentamientos banales entre unos y otros no aportan soluciones y sí malestar e incertidumbre. Los unos y los otros deben cambiar el estilo de hacer política.