La Junta libera 17,2 millones para la concentración de Los Oteros I

Diario de Léon

A. DOMINGO | REDACCIÓN

El tamaño medio de las parcelas en ocho municipios pasará de 1,46 a 3,17 hectáreas.

Mapa de la primera fase

Mapa de la primera fase

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó ayer la declaración de utilidad pública y la urgente ejecución de la reconcentración parcelaria de Los Oteros I, que permitirá a los agricultores trabajar fincas con una superficie doble a la actual —la media pasa de 1,46 hectáreas a 3,17—, tras una inversión de más de 17,2 millones de euros.

El proceso afecta a los municipios de Santa Cristina de Valmadrigal, Matadeón de los Oteros, Matanza de Los Oteros, Villabraz, Castilfalé y Fuentes de Carbajal, con un total de 18.494 hectáreas, destinadas en su mayor parte a cultivos de secano —casi 16.500 hectáreas—, en especial, a la producción de cereales de invierno, que ocupan alrededor de dos terceras partes de la extensión dedicada a la agricultura, según los datos que obtuvo la Consejería de Agricultura al estudiar la zona. Leguminosas, oleaginosas y vezas ocupan el tercio restante.

La superficie contemplada —que ya fue objeto de una primera concentración en los años 60 del siglo XX— se encuentra en manos de 3.883 propietarios y está dividida en 5.824 fincas.

La concentración parcelaria obliga a la mejora de la red de caminos que pueda aprovecharse y a la construcción de otros nuevos. De esta manera, la red que comunique los pueblos con las nuevas fincas tendrá una longitud de 155 kilómetros, según recogía el proyecto técnico sometido a declaración de impacto ambiental en 2016.

Las ventajas:

El Ejecutivo autonómico destacaba ayer en la nota de prensa en la que informaba de este acuerdo del Consejo de Gobierno que las concentraciones repercuten en una mejora de la productividad y de la competitividad de las explotaciones agrícolas, al posibilitar la diversificación de las producciones y un uso más eficiente de la maquinaria, entre otros beneficios.

Desde un punto de vista socioeconómico, «mejora el nivel de vida de los agricultores, la atracción de jóvenes y mujeres a la producción agraria y potencia el desarrollo de la industria agroalimentaria». La Junta destaca esta herramienta como «una de las actuaciones más eficaces en el medio rural para potenciar la actividad y el empleo», convirtiéndose en una estrategia «de lucha contra el despoblamiento y los desequilibrios territoriales». Así, el número de incorporaciones de jóvenes en zonas concentradas es un 40% superior a zonas no concentradas y la inversión privada de los agricultores para modernizar sus explotaciones es un 36% mayor».

Un mayor tamaño de las parcelas permite un ahorro combustible de un 25%, lo que no sólo contribuye a mejorar los beneficios del agricultor, sino, también, «a la reducción de la contaminación y la mejora de la calidad medioambiental». El Gobierno de Castilla y León sostiene que las concentraciones parcelarias tienen «en cuenta, de forma especial, la protección del medio natural, el respeto absoluto a los valores ecológicos, paisajísticos y ambientales» de las zonas en las que se acometen estos procesos.

Los ayuntamientos en los que se actúa ahora solicitaron la concentración entre 2007 y 2009. El año pasado, a petición de ocho nuevos municipios de la zona, la Junta decidió acometer una segunda fase, que incluirá a Santas Marta, Corbillos de los Oteros, Villamoratiel de las Matas, Gusendos de los Oteros, Valencia de Don Juan, Valverde Enrique, Izagre y Valdemora, con 14.132 hectáreas.

miércoles, 27 diciembre 2017 por