Llorente (UPL): “El PP vino a cambiar su imagen, la losa, pero la cabra tira al monte”

BALANCE DIPUTACIÓN | El veterano diputado echa en falta que el equipo de gobierno que lidera Majo no proponga proyectos de innovación y recuerda que la brecha digital “sigue ahí”

Susana Martín

Matías Llorente, en su despacho de Diputación. Foto Mauricio Peña

Matías Llorente, en su despacho de Diputación. Foto Mauricio Peña

UPL sólo cuenta con un diputado en la Corporación provincial. Pero ese diputado es Matías Llorente, probablemente el diputado que mejor conoce cada rincón de la Casa (no hay nadie en el Palacio de los Guzmanes que no lo reconozca).
Objetivamente, a la hora de hacer balance de los dos primeros años de mandato del equipo de Majo al frente de la Diputación, Llorente debería tener el mismo espacio que Miguel Flecha (el diputado de En Común), Pedro Muñoz (el de Coalición por el Bierzo) o Juan Carlos Fernández (el representante de Ciudadanos). Sin embargo, si nos atenemos al día a día de la institución provincial, a la realidad de las sesiones plenarias y los órganos de control, no habrá quien niegue que Matías Llorente es –también en esta legislatura– la pieza clave de la oposición. Lo reconocen los demás grupos, y hasta el equipo de gobierno. “Matías es mucho Matías”.
Llorente se ríe cuando se habla de su veteranía. Tres décadas de experiencia dan para dominar mucho los temas y para hacer una oposición que no por crítica deja de ser siempre respetuosa, tanto en el fondo como en las formas.
Gersul es un fracaso total. Fue un capricho de ‘la señora’ que se tiene que clarificar. No tiene sentido ¿Cuál es el balance de Llorente sobre estos dos primeros años? Reconoce Matías que “sí se nota un carácter más dialogante” y que los de Majo “han tenido suerte con los remanentes”. Sin embargo, y aunque se ha realizado un reparto justo de los planes y las aportaciones de los pueblos han pasado del 80 al 90%, “se queda corto, tendríamos que pasarlo al 100% para que no tengan que poner nada”.
“Sobre la semiprivatización de las estaciones de esquí, no se ha avanzado nada”, lamenta, pero reconoce que “sí ha habido logros en estos dos años, aunque quizá no tantos como vende el presidente”, a quien pone de nota un ocho, “notable, sí”.
“Se llega tarde a la renovación de contratos, la brecha digital sigue ahí, el SAM sigue fatal, faltan proyectos de innovación, Gersul es un fracaso total…”, enumera entre lo negativo. ¿Positivo? “Un cambio en las formas y más participación. El PP vino a cambiar su imagen, lo que llaman ‘la losa’, pero la cabra tira al monte y hay que estar ojo avizor”. “Hablan a todas horas de la herencia heredada, ¿pero qué han hecho por resolverla”, se pregunta.