UPL culpa a la Junta del mal estado de la cantera de CATISA y exige depurar responsabilidades

 

Alejandro Valderas, Procurador de UPL

Alejandro Valderas, Procurador de UPL

El procurador leonesista en las Cortes de Castilla y León, Alejandro Valderas, ha pedido hoy que la Junta tome medidas en el asunto de la cantera de CATISA para clausurar definitivamente una cantera que “nunca ha tenido las licencias necesarias” y solicita también que realice la restauración ambiental preceptiva ya que, según ha afirmado Valderas, “la Junta es culpable del mal estado actual tras 35 años de negligencia”.

Adjunto la intervención

———————————————

PREGUNTA DE UPL EN EL PLENO DE LAS CORTES (3-II-2015)

ANTECEDENTES: la empresa y el Ayuntamiento propietarios de la cantera de CATISA en el área de Las Médulas (provincia de León), se encuentran inmersas en la fase de juicio oral por delito medioambiental. Teniendo en cuenta que ambos han señalado en su defensa que “todo el proceso de los permisos estuvo siempre avalado por la Junta

PREGUNTA: ¿ cómo valora el Consejero esta situación ?

…………………………………………………………………………………

RÉPLICA DEL PROCURADOR DE UPL: la Junta administra el espacio de Las Médulas desde la década de 1980; en este periodo ha promovido varias declaraciones para su conservación, implicando con ello a las Consejerías de Turismo, Economía y Medio Ambiente, que deberían haber velado mucho más en este caso, por la compatibilidad de las actividades industriales del área. Por eso, nada de lo que allí ocurre es ajeno al control administrativo de la Junta.

   Desde hace más de 40 años, la cantera de CATISA ha venido actuando en los límites del área arqueológica protegida, con muy escaso apoyo legal. Ha producido un deterioro medioambiental terrible, tal vez para siempre, no sólo a la visión de Las Médulas, sino también en el bosque en que radica y en el Lago romano de Carucedo que ha ensuciado con estériles.

   La cantera recibió su primera orden de paralización en 1990 y desde entonces nunca ha obtenido los permisos para continuar. Desde el año 2000, en que UPL trajo a estas Cortes sus irregularidades, han continuado las denuncias por la falta de permisos para la extracción de áridos, para sus accesos y edificios auxiliares;  denuncias por laboreo abusivo especialmente en los años del ladrillo; denuncias al propio Alcalde por autorizar trabajos que eran manifiestamente imposibles de legalizar; denuncias por romper precintos y saltarse cierres judiciales. Todo ello realizado por una empresa sumamente conocida por su presencia en los autos judiciales de corrupción y de irregularidades con Hacienda; que ha protagonizado hasta un asalto de la policía judicial al chamizo de la cantera, para reventar una caja fuerte llena de sobres con dinero dentro y nombres por fuera.

   Actualmente se considera casi agotada su capacidad de extracción, y su plantilla histórica despedida hace años, de tan mala manera que tuvieron enormes problemas para cobrar lo que se les debía.

   En muchos de los casos citados, UPL como buena parte de la sociedad berciana, ha señalado que la situación es INCOMPRENSIBLE salvo que empresa y Alcalde hayan gozado del apoyo de la Junta. Una Junta que ha mirado siempre para otro lado; que cuando ha acudido a los juzgados para parar la cantera, ha sido tras varios meses de campaña de vecinos, ecologistas, partidos políticos de la Oposición y hasta de medios de comunicación leoneses; unos medios que llevan dos años publicando fotos de voladuras de rocas en una cantera “precintada”. Pasaba un mes, y la cantera volvía a estar en funcionamiento, sin importar en absoluto que todo el entramado empresarial a que pertenecía cambiase de manos una o dos veces: las mismas personas volvían a aparecer en la cantera y continuaban su labor; incluso últimamente servían al AVE de Galicia, es decir a contratas públicas.

   Para UPL está claro que la Junta, siempre ha estado detrás, permitiendo y amparando una ilegalidad tras otra. Para UPL, la declaración del Alcalde de Carucedo (un coleccionista de denuncias por cierto), y de la empresa Martínez Núñez, en el sentido de que la Junta siempre estuvo con ellos, aunque sea exagerada, es creíble.

   Pedimos de una vez por todas, que la Junta se ocupe de este asunto: que vea la manera de clausurar definitivamente la cantera que nunca ha tenido las licencias necesarias; que ponga en marcha la preceptiva restauración ambiental e incluso ponga dinero de su parte, ya que es culpable de su mal estado actual, por 35 años de negligencia.

   Y finalmente, pedimos al Presidente de la Junta, que abra una investigación para depurar responsabilidades en la Administración autonómica: queremos saber quiénes han permitido este desmán de la cantera de CATISA.