UPL DENUNCIA DIVERSAS IRREGULARIDADES COMETIDAS POR LA JUNTA VECINAL DEL BURGO RANERO CON OCASIÓN DE LA FINANCIACIÓN E INAUGURACIÓN DE LA CASA DEL PUEBLO

Alfredo Rodríguez Caballero, Portavoz de la UNIÓN DEL PUEBLO LEONÉS en el Ayuntamiento de El Burgo Ranero y Vocal de la Junta Vecinal de misma localidad ha presentado sendas denuncias ante el Subdelegado del Gobierno en León (y ante la Guardia Civil) y ante el propio Ayuntamiento de El Burgo Ranero por la fiesta organizada en la localidad  los pasados días cinco y seis de abril en la recientemente construida Casa del Pueblo. Fiestas que estaban previamente anunciadas por toda la comarca como inauguración del nuevo local de fiestas, en la que actuó un dúo musical y a continuación se instaló una discoteca móvil así como un servicio de bar, sin contar con las preceptivas autorizaciones del Ayuntamiento para realizar este tipo de actividades que exige el artículo 8 de la Ley 7/2006 de Espectáculos Públicos y actividades Recreativas de Castilla y León y, seguramente, sin el igualmente preceptivo seguro de Responsabilidad Civil que exige el artículo 6.2 del mencionado texto normativo.

En la misma línea de hechos consumados, y como miembro de la Junta Vecinal, señalar que mi Grupo Político no ha tenido noticia alguna sobre la celebración, costes o modo de explotación del servicio de bar de la fiesta por lo que consideramos responsable al equipo de gobierno de la Junta Vecinal, propietaria de la instalación, tanto del funcionamiento y uso del centro cultural como de las irregularidades cometidas con ocasión de la fiesta.

 

Igualmente, desde la Unión del Pueblo Leonés se pretende denunciar la opacidad con la que ha impregnado la financiación de la mencionada instalación. Como Vocal de la Junta Vecinal,  no he sido informado de las subvenciones recibidas para la construcción, y de si finalmente el Grupo de Acción Local Adescas ha denegado la ayuda que tenía concedida para la obra siendo presentados tres proyectos diferentes de los que no se acepto ninguno de ellos, con el correspondiente coste de estos para que finalmente se deje perder una subvención  que  ascendía a unos 73.000€ del coste final y que por diversos motivos y la ineptitud de los actuales dirigentes de La Junta Vecinal se ha perdido; lo único que sabemos es que la Junta Vecinal ha tenido que solicitar un préstamo de 100.000 €, que con los gastos e intereses se ha generado una deuda al pueblo que asciende a más de 123.000 €, presentando como garantía los bienes patrimoniales de la localidad, y actuando con una prepotencia y soberbia de la que les caracteriza al permitir celebrarse una fiesta que ha  ocasionado un gran malestar entre los vecinos del pueblo, al ignorar con su comportamiento  las tradiciones de un pueblo más bien por devolver algún favor político de las últimas elecciones y sin tener la responsabilidad y la dignidad de presentar e inaugurar el local con el pueblo prioritariamente que es quien va a pagar el despropósito de unos ineptos a la hora de gestionar la Junta Vecinal. Lo más grave es que todo esto lo sabemos porque las Juntas Vecinales para constituir este tipo de préstamos necesitan una autorización del Ayuntamiento, no porque hayamos sido informados por el equipo de gobierno.

 

Decir que este local fue solicito por el grupo Político UPYD en vísperas de las pasadas elecciones para la celebración de un mitin con todos los permisos necesarios y con el visto bueno tanto de Ayuntamiento como de la Junta Vecinal siendo  estos últimos los que el mismo día del acto, no les permitieron la entrada, hecho que se denuncio en este medio de comunicación y ante la Junta Electoral de Sahagún de Campos.

 

No es la primera vez que la Junta Vecinal gobernada por el Partido Popular dilapida el patrimonio de la localidad en los últimos años:

 

Desde que se iniciara el proceso de concentración parcelaria, la Junta Vecinal ha perdido parte de sus inmuebles por la inactividad de algunos de sus dirigentes a la hora de defender los derechos de la misma.  Se ha priorizado  facilitar que vecinos de otras localidades tuvieran terrenos en El Burgo Ranero, por intereses particulares, a la defensa de los intereses del pueblo y finalmente ha supuesto una merma sustancial de nuestro patrimonio inmobiliario.

 

En otro orden de cosas pero en la misma línea, también tenemos constancia en la legislatura 1999/2003 en la que el equipo de gobierno en el Ayuntamiento era del PP  y la Junta Vecinal también estaba gobernada por el mismo partido político y con los  mismos dirigentes actuales, de una solicitud formulada ante la Junta Vecinal para la instalación de una torre de telefonía móvil, por la que se iban a obtener unos importantes ingresos en concepto de arrendamiento. El emplazamiento inicial era una finca propiedad de La Junta Vecinal y final y sorprendentemente se instaló a escasos 30 metros del emplazamiento inicialmente previsto, en una finca particular propiedad de D. Paciano Miguélez Riol, que por aquel entonces era Teniente Alcalde del Ayuntamiento por el PP y a la que  se opusieron los vecinos que así lo hicieron constar por escrito con sus firmas y que paradójicamente se perdieron por algún cajón en el Ayuntamiento o se hicieron desaparecer porque no interesaba que saliera a la luz y para lo que se hizo constar desde la Junta Vecinal de que no existía terreno alguno para la instalación de la citada antena de telefonía mediante una certificación emitida por el  secretario de la Junta Vecinal por aquel entonces D. José Ignacio Baños de la que se conserva una copia del documento que así lo acredita para poder llevar a cabo este favoritismo a un particular y a la vez compañero de partido.

 

 

En El Burgo Ranero, a veinticuatro de abril de 2012.

 

 

Alfredo Rodríguez Caballero