UPL, ecos congresuales

DIARIO DE LEÓN. TRIBUNA

MÁXIMO SOTO CALVO ASOCIACIÓN PRO IDENTIDAD LEONESA

Máximo Soto Calvo

Máximo Soto Calvo

El día 26 de noviembre, UPL organizó su XI Congreso General Ordinario. Cuando días antes me hube enterado de que se iba a poner en marcha, los recuerdos adormecidos, más el hecho de la coincidencia de fechas y mi estancia en León, fomentaron el deseo de asistir. Mi condición de exmilitante, no me iba permitir otra cosa que acogerme a la condición de simpatizante, mas, siéndolo, resultaba suficiente.

El lugar, el hotel Conde Luna, me era familiarmente conocido en estos menesteres. De modo especial en relación con un día bastante triste, por indeseado, que aún me duele recordar. En aquel congreso, rescatado de la memoria remota, proponían la expulsión de un grupo de militantes con cargos en la dirección de la formación, y entre ellos me encontraba. Por díscolos se nos había «invitado» a marchar. Por supuesto no procede aquí ir más allá de la cita recordatorio.

A parte de los cargos directivos, no había demasiados comparecientes en el XI Congreso, pocos más de los que les asistía el derecho a votar; no importa, me bastaba saber que por su fidelidad y cumplimiento son el verdadero soporte básico de la formación leonesista.

Ya en la tribuna, Rodrigo Ferrer, el primer ponente, tomó la palabra anunciando: «El leonesismo como ideología»… «En nuestra tierra tiene que haber, izquierda, derecha y leonesismo», añadió en su momento, entre sus bien razonados detalles. La sorpresa que me ocasionó, venía dada porque desde mis primeros contactos con UPL, la he calificado como formación, queriendo significar su diferenciación de los partidos al uso, dotados de una determinada ideología. Cuando el leonesismo, como sentimiento, actuaba de argamasa aglutinadora en UPL, quedando el sentir ideológico de cada cual en su esfera personal. Entonces se trataba de defender lo leonés de las garras del ente autonómico, preservando y fortaleciendo la identidad leonesa. Conseguido esto, se acababa el ciclo. Ésa era mi percepción, no inamovible pero firme.

Me produjo satisfacción leonesista, que el siguiente ponente fuera un joven de Salamanca, doctor en Ciencias Políticas, Carlos Javier Salgado, pues con su presencia daba corporeidad al triprovincial ámbito de UPL. Se le escuchó con atención. Tituló: «La autonomía leonesa: Un proyecto real». Muy interesante y para los que conocíamos su tesis doctoral La evolución de la identidad regional en los territorios del antiguo reino de León (Salamanca, Zamora, León) nos sonaba bien. Mas, debo reconocer que tardé un poco en centrarme en la escucha, toda vez que anunciado el título, siguió: «La ideología de Unión del Pueblo Leonés». Me descolocó esta apreciación, pues parecía convenir en que ya existía una determinada ideología, que bien pudiera ser la que el anterior ponente proponía hacer nacer acompañando al nombre de leonesismo o éste se mudara a tal.

Cuando el tercer orador, Luis Manuel Esteban, firme militante, accedió al estrado, se fortaleció mi presencia, dado que a través de él había recibido la sugerencia de asistir como invitado representando a la Asociación Pro Identidad Leonesa, junto a otras asociaciones culturales.

Y todo ello porque en mi etapa militante, y con la secretaría de la Identidad leonesa a mi cargo, con él entre otros, dimos los primeros pasos hacia la Asociación Regional Pro Identidad Leonesa. Su colaboración desde la Casa de León en Madrid fue decisiva en los primeros compases ante leoneses ilustres, grupos políticos en el Parlamento…

Habló sobre «Ponencia de Estrategia y Organización Leonesista». Dispuestos a encarar nuevos tiempos. Congratulaciones.

Finalmente tuve oportunidad de felicitar al nuevo Secretario General, Luis Mariano Santos, con el que sostengo buena relación, y me permitir «soltarle», con todo cariño, algunos consejos, amén de un intercambio de pareceres coincidentes. Yo siempre he creído en el hombro con hombro, en el equipo, que además de unir conforta, y él anunció que preconiza. ¡Enhorabuena!

Me ratifico en mis recurrentes afirmaciones de que Unión de Pueblo Leonés es sumamente necesario en la vida leonesa, que intentan dirigir desde el ente autonómico, ése que no hemos aceptado y su imposición nos resulta dañina.