UPL exige al Alcalde de León que reivindique ante la Junta para el desbloqueo del desencuentro con la vidriera leonesa y se garantice la continuidad de los puestos de trabajo

Sendino, Secretario General de UPL

Sendino, Secretario General de UPL

Ante las declaraciones de la Consejera de Economía, Pilar Del Olmo, en relación con el anunciado cambio de sede en España de la multinacional BA GLASS SPAIN que supuso la formulación de iniciativas parlamentarias por parte del procurador de Unión del Pueblo Leonés  en las Cortes, y así mismo las declaraciones prácticamente coincidentes por parte del Alcalde de León, desde UPL, en la preocupación por el mantenimiento de la actividad industrial y de los puestos de trabajo de la planta leonesa, exigimos al Alcalde de León que adopte una postura reivindicativa, aunque solamente sea por una vez, para que precisamente la Consejería de Economía  y Consejerías implicadas, agilicen los contactos con los dirigentes de la vidriera leonesa para aclarar la actual situación planteada así como las gestiones tendentes, dentro de la legalidad vigente, a la obtención de las ayudas que le corresponden sean de la propia Junta o de la Comunidad Europea para los cambios y modernización de los hornos de producción que se encuentren obsoletos y permitan garantizar por años la actividad productiva de la planta leonesa, así como consigan revertir la situación de desencuentro y la sede de BA GLASS SPAIN continúe en España en la ciudad de León.

Por mucho que el alcalde de León en declaraciones a los medios de comunicación haya pretendido quitar importancia al cambio de la sede a Extremadura, desde UPL consideramos que esta decisión empresarial puede ser un cambio peligroso que conlleve a la larga la deslocalización de la actividad empresarial y en definitiva la pérdida de protagonismo de la planta leonesa dentro de la matriz y al final la pérdida de los puestos de trabajo por lo que se hace precisa una rápida intervención del Alcalde de León que no puede conformarse con una simple apreciación que puede estar lamentablemente alejada del negro futuro que el cambio de la sede puede a la larga conllevar.

No puede ser la complacencia tanto de la Consejera de Economía como del Alcalde de León la solución al desencuentro con los dirigentes de la empresa vidriera porque con los puestos de trabajo y la actividad empresarial de la misma no se puede jugar, como no nos cabe duda que lo haría la Junta si una decisión similar o parecida se adoptase por parte de Renault en Valladolid.