UPL pide la limpieza de una charca insalubre en la parcela de Proinsa.

 

El agua estancada, junto al esqueleto de los edificios, es un foco permanente de infecciones.

       charca Proinsa 3     Aparte de otra problemática derivada del  estado de la parcela de Proinsa, UPL pide se tenga en cuenta la existencia de una charca, junto al esqueleto de los edificios semiconstruidos, con agua estancada, que presenta signos de putrefacción, deprendiendo un  profundo  hedor que alcanza hasta las aceras de la autovía Cardenal Cisneros. Es de vital importancia que el ayuntamiento realice una intervención inmediata de saneamiento, para solucionar este tema. Esta balsa de agua retenida, es un hábitat apropiado para la multiplicación de insectos y otros parásitos transmisores de enfermedades, proclives a una multiplicación rápida, que de no intervenirse se convertirá en plaga de difícil exterminio. El agua estancada,  con algas y otras bacterias, supone un daño al sistema ecológico natural de la zona, al producir filtraciones hacia acuíferos naturales contaminándolos.

Estos terrenos fueron vendidos a la empresa citada para  edificación y urbanización. La entrada en concurso de acreedores de la constructora, trunco el proyecto por lo que el ayuntamiento, haciendo valer sus derechos retomo la titularidad de los mismos. Hoy con calzada y aceras inacabadas, presenta un riesgo de caídas para los transeúntes, al encontrarse la mayoría de los huecos de registro de las canalizaciones abiertos, y  sin la correspondiente tapadera. Siendo muchos los que utilizan esta ruta, por conectar la Avenida de Cardenal Cisneros, con los barrios de La Alberca, Villarina y Arenales, estando a la esperar de la procedente intervención municipal.