UPL tacha a la Junta de incompetente en la gestión de las Medulas

 

Alejandro Valderas reclama que las viejas inversiones de la Junta en Centros de Interpretación tengan dotación económica para su mantenimiento

Alejandro Valderas camisaEl procurador leonesista en las Cortes de Castilla y León, Alejandro Valderas, ha acusado en su intervención de hoy en el pleno, a la Junta de incompetente en la gestión del yacimiento de Las Médulas, uno de los lugares más visitados de la provincia de León, que cuenta en su haber con varios reconocimientos: declarado “Monumento Nacional”, Patrimonio Mundial por la UNESCO y “Espacio cultural” por la Junta. 

Se trata, por tanto, de un paraje de gran valor turístico al que la Junta apenas atiende y que requiere una importante mejora de los accesos, un mayor cuidado del entorno y la resolución definitiva del problema con la cantera de CATISA, y por eso Valderas ha reclamado que las viejas inversiones de la Junta en Centros de Interpretación tengan dotación económica para su mantenimiento.

ADJUNTO LA INTERVENCIÓN DE ALEJANDRO VALDERAS
PREGUNTA DE UPL AL PRESIDENTE DE LA JUNTA. Pleno 27-V-14
 ANTECEDENTES: la actividad económica del Turismo crece en la Comunidad a un ritmo superior al 5 % anual, siendo Las Médulas el tercer punto más visitado de la provincia de León. Declarado “Monumento Nacional” en 1931; Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1997; “Espacio Cultural” por la Junta en 2010; cuenta desde abril de 2013 con “Plan de adecuación y usos ”.
    PREGUNTA: un año después ¿ está satisfecha la Junta del estado actual de las Médulas y su entorno ?
……………………………………………….
RÉPLICA DE UPL:
  Desee los años ochenta, corresponde a la Junta, la gestión y conservación de Las Médulas como “Espacio Cultural” y como reclamo turístico. Pero esta gestión es muy discutida como prueban las quejas y el listado de temas “pendientes”.
  Con el paso del tiempo, se están desvaneciendo las esperanzas puestas en tres sucesivos proyectos de la Junta: la creación de la Fundación Las Médulas en 2004 que preside la Consejera de Cultura; el nombramiento en 2012 del Delegado Territorial de Cultura como Gerente del Espacio Cultural, y la aprobación del Plan de Usos. A pesar del trabajo de todos los relacionados con estos proyectos, las Médulas sigue pareciendo un lugar abandonado por las Administraciones, cuya gestión debe ir más allá de la conservación del yacimiento y del control de usos del área acotada. Debería pensarse más bien en el modelo de los Parques Nacionales, cuidando tanto el área delimitada, como su entorno, comprometiendo a todas las Consejerías afectadas.
  Hoy, la investigación sobrevive por el esfuerzo de los investigadores: nada que ver con Atapuerca. Los canales romanos descubiertos desde la raya de Galicia en Casayo, hasta La Baña en la Cabrera, deben incluirse en el área “protegida”, poniendo coto a los desmanes de los pizarreros amparados por Fomento.
  El Plan Hidrológico del Sil y recientemente la Universidad de León, han señalado el mal estado del Lago de Carucedo: es necesario depurar las aguas y evitar los vertidos de canteras. Y en eso si tiene competencias la Junta.
  La cantera de CATISA cuya actividad laboral cesó en 2010, sigue abierta (véanse las fotos en “Diario de León”). La Junta debe detener para siempre esta actividad ilegal, recuperar la concesión, depurar responsabilidades de quienes la han consentido y proceder a su restauración. Como debe ocuparse de la restauración de las canteras que rodean las Médulas, en el Valle del Cabrera o bajo el castillo de Cornatel ya que forman parte del paisaje que visitan los turistas.
   La Junta no mantiene adecuadamente el bosque que puebla todo el monumento: se suceden los incendios y las talas ilegales, como la que hace unos días provocó un turista herido. Se requiere más personal de Montes.
   Los accesos requieren más inversión y control arqueológico. Aunque las sendas peatonales son recurrente objetivo de la Fundación (de nuevo en 2014), no se ve colaboración de la Junta en las obras de otras Administraciones, como la Autovía de Valdeorras, la travesía de Vega de Yeres o el acceso desde Yeres a Las Médulas.
   La gestión coordinada de las Administraciones Públicas implicadas en el área, es otro déficit de la Junta, como demuestra el caos de los Centros de Interpretación.
   Finalmente, la Junta sólo aprueba en autobombo: acaba de otorgar la subvención anual de 40.000 euros a la Fundación Médulas, para un listado de ocupaciones genérico que de nuevo será insuficiente. También han traído de excursión a unos técnicos alemanes, que apenas habrán podido ver más que un turista apresurado.
   En resumen, para UPL, el listado de asuntos pendientes en Las Médulas crece por momentos y la Junta trabaja con manifiesta incompetencia perjudicando al yacimiento y al turismo. Le pedimos más implicación de la Junta y de su presupuesto.