Villafranca enseña sus árboles

El Bierzo – Diario de León

c. f. c. | ponferrada

La UPL propone al Ayuntamiento la creación de una ruta turística por los árboles singulares del municipio, desde el ciprés de La Anunciada a los madroños de Valdetruchas, el Campano o el castaño de Mirandelo.

UPL Villafranca«Desafiando las nubes, en el camino que comunica Pobladura de Somoza con Villafranca, se encuentra el castaño de Mirandelo, colocado como un santo en una pena», escribe el portavoz de la UPL en la villa del Burbia, Santiago Castelao, para describir uno de los árboles singuales incluidos en la ruta por el patrimonio natural del municipio que propone crear al Ayuntamiento en un lugar donde la arquitectura, el Camino de Santiago y la literatura han sido hasta ahora los atractivos turísticos.

Y hay más; el olivo del Toleiro es «como un faro entre mar de viñedos», el ciprés de la Anunciada, el más alto de España con 32 mestros, es «testigo mudo del convento», los madroños de Valdetruchas «dan sombra a una cabaña que alimenta el terreno de los recuerdos», el Campano, uno de los castaños más grandes del pías con 30 metros de altura y un perímetro de más de 14, «está anclado en un abesedo de la montaña, castigado por el fuego que dejó cicatrices sobre su tronco varias veces centenario».

Y más; el roble de Peibón es «un guardia de una braña olvidada», entre avellanos y serbales «y pastos que nadie guadaña». El tejo del Portelo, «delicadamente verde» y que dio nombre al pueblo, «saluda a las montañas más altas». En Fombasallá se conservan tres de los cinco pradairos que custodiaban la ermita, y cada mes de agosto «bajo sus ramas se celebra la Romería de la Virgen de Fombasallá».

El tono poético de la propuesta lo remata su descripción de los pinos de Valdoneje; «vistos a lo lejos, sobre los hombros de una montaña, rodeados de cdpas viejas, como centinelas de un antiguo lagar reconvertido en Ccabaña, con las paredes blancas de cal y muy cerca del camino que comunica Valtuille de Arriba con Villafranca, se encuentran estos pinos piñoneros, presumiendo de su copa amplia y aparadasolada, tomando tranquilamente el sol hasta última hora de la tarde». sólo falta que ahora el equipo de gobierno acepte la propuesta para poner en valor el patrimonio centenario de los árboles de Villafranca.